¿Se puede usar la baraja española para sustituir las cartas del Tarot?

Una de las dudas que puede surgir a cualquier persona que tenga la necesidad de desentrañar los entresijos del futuro de forma inmediata, es si puede utilizar alguna otra baraja como arte adivinatorio que sea distinta a la tradicional baraja de cartas del Tarot. Al fin y al cabo, en muchas casas existen barajas de cartas más populares mientras que barajas de cartas del Tarot sólo suelen tenerlas las personas especializadas en temas de esoterismo. Una de estas barajas que podemos encontrar tirada por cualquier armario y que puede ayudarnos a leer el futuro es la baraja española.

Aunque hay mucha gente que no lo sabe, la baraja española forma parte del Tarot. Fue en siglo XII cuando aparecieron en Europa las cartas o naipes. Si buscamos referencias históricas sobre estas cartas, encontraremos un manuscrito italiano de 1299 que habla de los Naipes o un decreto de Alfonso XI de Castilla en el que prohibía el juego de los Naipes.

A nivel europeo, Jacques Gingoneur, que hacía estampas para el rey Carlos, fue una de las primeras personas que fabricó estas barajas. La baraja española representa sin ningún tipo de duda los cuatro estamentos del feudalismo en sus cuatro palos: copas, designaba el saber eclesiástico con su cáliz; espadas, hacía referencia al brazo noble; oros, trataba del dinero de los mercaderes, y bastos, designaba el trabajo de los labradores.

Aunque no se sabe muy bien cómo, las pocas referencias que existen sobre estas cartas y el saber adivinatorio hacen sospechar que fueron los astrólogos los que cogieron estas cartas y las adaptaron como cartas para la clarividencia, es así como estas cartas se usaron (y se siguen usando hoy en día) como una forma para adivinar el futuro muy similar a la de las cartas del Tarot, así que ya sabes, coge tu vieja baraja española y descubre que te depara el porvenir.

 

Deja un comentario