Las Cartas de Zener te ayudarán a leer el Tarot con más precisión

Todo el mundo, en mayor o menor medida, posee unas facultades extrasensoriales que con esfuerzo y tiempo puede desarrollar y potenciar para poder llevar a cabo todo tipo de actividades adivinatorias. Entre los diferentes métodos conocidos para enriquecer nuestra capacidad de conexión con el cosmos, las Cartas de Zener son una apuesta segura.

Las cartas de Zener fueron creadas en el año 1930 por un parapsicólogo de origen americano llamado Karl Zener y se compone por cinco cartas que llevan, cada una de ellas, un dibujo distinto: cículo, cuadrado, estrella, cruz y líneas onduladas. Estas cartas pueden comprarse hechas pero la mayoría de las personas se las fabrican de forma artesanal con una cartulina blanca y un bolígrafo negro, ya que es muy fácil. Sólo es necesario recortar veinticinco cartones blancos de igual tamaño, de la medida de una carta, y con el bolígrafo negro dibujar cinco veces cada uno de los cinco signos.

Las cartas de Zener deben practicarse por parejas, una persona frente a la otra. Este ejercicio funciona de la siguiente manera: una de las personas (el emisor) se encarga de coger una carta, mirarla, y dejarla boca abajo para que la otra persona (el receptor) no lo vea. Mentalmente, el emisor deberá intentar comunicar al receptor qué carta es la que ha cogido. El receptor, para tener los sentido abiertos, deberá dejar la mente en blanco e intentar percibir la carta. Al principio siempre cuesta establecer la conexión, los mejores resultados suelen darse  a partir de la mitad del ejercicio. Para que ambas personas puedan desarrollar correctamente las capacidades psíquicas es necesario que éstas vayan intercambiando sus papeles en cada nueva ronda.

La práctica de las cartas de Zener debe repetirse de forma habitual ya que gracias a su repetición se ejercitará los poderes psíquicos de los participantes. Si quieres convertirte en un buen cartomántico, ésta es una buena práctica para abrir tu mente y dejar que la energía llegue hasta ti.

Deja un comentario