La influencia de la luna en una consulta de las cartas del Tarot

La luna es un elemento magnético y como tal puede sernos del todo útil cuando estamos intentando llevar a cabo algún tipos de conexión con el mundo extrasensorial. Las viejas leyendas cuentan historias extrañas y de ámbito misterioso sobre los poderes de la luna, astro que habla de la noche, de lo oscuro, de la unión de la vida con la muerte y de lo material con lo sensorial. En este contexto, no es de extrañar que el papel de la luna en una tirada de cartas del Tarot sea tan importante, sobre todo si queremos asegurarnos de que los canales adecuados se abran durante la consulta.

La mayoría de cartománticos prefieren hacer sus lecturas del Tarot durante noches propicias con luna visible, es decir, noches donde la luna pueda verse de forma clara. Las noches en las que la luna se esconde bajo un manto de nubes esponjosas, no acaban de ser del todo claras y pueden hacer que los esotéricos no puedan hallar la respuesta buscada, encontrándose con vacíos y otro tipo de significados confusos que debiliten la simbología de las cartas. Eso se debe a que esas noches son menos indicadas para hacer una consulta de cartas del Tarot.

Aunque cualquier noche con luna pueda ser ideal para tirar las cartas, es cierto que existe un momento lunar que es mágico por excelencia, y es el de las noches de luna llena. Durante la luna llena el mundo se abre a lo extrasensorial, por lo que al cartomántico le será mucho más fácil conectar con la sabiduría universal y encontrar respuestas a todas sus dudas. Es durante esta fase lunar cuando la mayoría de clarividentes y personas dedicadas a este mundo oculto, son más receptivas y por tanto tienen respuestas más claras y concisas. En definitiva, si quieres ir a que te lean el futuro en las cartas del Tarot, espera a un día con luna llena: la consulta será mucho más fiable.

Deja un comentario