La historia del Tarot y sus Arcanos

La historia del Tarot tiene todavía muchos enigmas e incógnitas que siguen sin conocerse a ciencia cierta. Es por eso, que, aquí, os mostraremos únicamente la historia más generalizada sobre el origen de las cartas del Tarot (los famosos arcanos).

La primera baraja conocida del Tarot fecha del 1440 en Italia, aunque hay muchas personas que creen que el origen real se encuentra en Francia. Se dice que su creación fue únicamente para distraer a la nobleza, sin más fines esotéricos que esos mismos.

Se empezó a hacer popular la baraja del Tarot en Marsella (Francia), a mediados del s.XV. Cómo todo lo relacionado con la adivinación en la época, los arcanos no fueron menos, y algunas de las cartas recibieron duras críticas. Por ejemplo, se intentaron eliminar la de la Torre, el Diablo o la Muerte por los sectores religiosos más conservadores. Un fraile llegó a condenar éstas cartas ya que según él eran una creación del maligno y las utilizaba para alimentarse con las almas de quienes jugaban (en ese momento se consideraba un juego y nada más).

Otra teoría que tiene mucha fuerza es la que pone el origen del Tarot en el antiguo Egipto. Estas cartas contenían el conocimiento místico de los egipcios que, mediante los dibujos, habían conseguido simbolizar. Los dibujos fueron inventados por el dios Thoth. A partir de estas ilustraciones iniciales, sociedades totalmente secretas plasmaron las imágenes en las cartas que hoy en día conocemos. La distribución de las mismas por Europa fue de mano de los gitanos.

Los misterios de las cartas del Tarot y todas las creencias sobre las mismas se originan gracias a Eliphas Levi, un conocido ocultista que fue el primero en relacionarlo con el cábala y darle el aire supersticioso que tiene hoy en día. Con ésta nueva creencia, se aumentó el número de cartas hasta 78 (que son las actuales). Gracias a éste “mago” el Tarot se empezó a hacer popular en el mundo entero.

Al llegar hasta América (inicios del s.XX) fue un miembro de una de éstas sociedades místicas y secretas llamado Arthur Edward Waite que, con la ayuda de una artista consiguió modificar la baraja hasta darle una forma casi idéntica a la actual (sus barajas todavía son muy utilizadas). Gracias a la simplicidad de los dibujos, se convirtió en un éxito de la época ya que todo el mundo las comprendía.

Realmente, gran “culpa” del misticismo y espiritualidad que tienen las cartas del Tarot, se deben a su historia siempre en la sombra y lo oculto.

1 Comentario

  1. tarot gitano dice:

    Me encanta ver estas historias del tarot, no siempre hay que hablar de la maravilla que nos dicen las cartas, pues su historia y temas curiosos son fantasticos.

    Saludos!

Deja un comentario