El origen misterioso e incierto de las cartas del Tarot

El origen de las cartas del Tarot es todo un misterio y no todos los autores tienen la misma teoría sobre este, algunos autores como Court de Gébelin afirman que el origen de las cartas del Tarot son parte del gran libro de Thot (un libro de herencia mística del saber egipcio), otros, en cambio, lo asocian con las 10 Sefirot y las 22 letras del alfabeto hebreo.

Las teorías de carácter más esotérico tienen otra percepción sobre su origen, algo más desconcertante. Algunos cartománticos legendarios aseguraron que el origen de las cartas del Tarot se encuentra en la Atlántida. Según esta teoría, los atlantes ante el descubrimiento de que el continente iba a hundirse, tomaron la decisión de transmitir una explicación de su conocimiento en símbolos e imágenes que encontrarían su origen en el inicio de todos los tiempos.

Por otra parte, debemos distinguir entre los arcanos mayores y los arcanos menores, quiénes parecen tener origines diferentes. Por una parte, los arcanos mayores independientemente de su origen real y místico, están vinculados a la serie de los Naibi, una baraja de cartas que estaba destinada a educar a los niños en el saber medieval, mientras que los arcanos menores parecen derivar de los juegos numerados como el dominó.

Nunca podremos saber cuál es en realidad la verdad del origen de las cartas del Tarot ya que estas llevan siglos formando parte de la vida de las sociedades de todos los tiempos, aunque sabemos que éstas hacen su aparición en Europa bastante tarde, sobre 1300-1400. Estas cartas, independientemente de la verdad sobre su origen, son uno de los canales más preciados del arte adivinatorio. Sus láminas iniciáticas, en forma de carta, están cargadas de simbolismo y son un reflejo del devenir humano, desde el nacimiento, hasta la muerte de lo profano y el renacimiento de lo más sagrado.

Deja un comentario