Cartománticos, del mito a la realidad

No existe forma alguna de conocer el futuro de forma exacta e inequívoca, sin embargo, gracias  a las cartas del Tarot, podemos tener una aproximación que nos ayude a conocerlo de antemano. Aunque las películas de terror presentan a los cartománticos como brujas de nariz puntiaguda y grandes verrugas capaces de volar, la realidad de la gente que echa las cartas es bien distinta ya que suelen ser personas de lo más normales pero con una capacidad extrasensorial que los hace más propensos a poder canalizar el flujo de la energía universal, energía que el resto de mortales apenas notan.

La lectura de las cartas, para estas personas con un don especial, no les supone ningún tipo de esfuerzo, son capaces de descifrar la simbología de las cartas en su conjunto con una aproximación a la realidad prácticamente pasmosa. Además pueden crear un vínculo psíquico con el consultando, leyendo en su lenguaje no verbal y sus vibraciones, sus dudas y preguntas más recónditas. Con ello no queremos decir que sean impostores, sino que son capaces de llegar al meollo de la cuestión que se esté consultando sin necesidad de escuchar en palabras cuestiones o problemas que por miedo o vergüenza muchas personas no verbalizan.

No obstante el mercado del Tarot es muy amplio y reporta cuantiosos beneficios, de allí a que existan en muchos lugares personas que se aprovechan de la buena fe de los demás, estafándolas y llevándolas al engaño. Este tipo de personas no suelen tener un mundo interior rico, ni ningún tipo de relación especial con el universo, suele ser gente poco sensorial con mucha cara dura y muchas ganas de ganar dinero con el mal ajeno. Los reconocerás rápido ya que suelen usar tópicos muy vistos y emplean la altivez y la arrogancia como escudo a su incompetencia.

 

Deja un comentario